nuestro

proyecto educativo infantil

Proyecto educativo de los centros de educación infantil baleares

El proyecto educativo de nuestras guarderías en Valencia es nuestra carta de presentación más certera, es nuestra manera de entender nuestra misión en esta edad clave para el desarrollo de l@s niñ@s.

OBJETIVOS

Conocer su propio cuerpo y el de los otros, sus posibilidades de acción y aprender a respetar las diferencias. Observar y explorar su entorno familiar, natural y social. Adquirir progresivamente autonomía en sus actividades habituales. Desarrollar sus capacidades afectivas. Relacionarse con los demás y adquirir progresivamente pautas elementales de convivencia y relación social, así como ejercitarse en la resolución pacífica de conflictos. Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión. Iniciarse en las habilidades lógico matemáticas, en la lectoescritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo. Descubrir la existencia de dos lenguas en contacto en el ámbito de la Comunitat Valenciana. Descubrir las tecnologías de la información y comunicación. Favorecer el desarrollo de la autoestima personal. Potenciar el respeto por el medio ambiente y los espacios tanto urbanos como naturales que nos rodean. Estimular la educación en valores que consideramos esenciales como la solidaridad y la igualdad y la tolerancia.

El proyecto educativo de los Centros de Educación Infantil Baleares y Baleares II interviene y favorece el desarrollo madurativo de las capacidades básicas de nuestros alumnos:

1.       Lingüísticas ( castellano, inglés y valenciano ).

2.       Musicales.

3.       Psicomotoras.

4.       Valores.

5.       Hábitos y rutinas.

6.       Emocionales / sociales.

7.       Competencias básicas de aprendizaje.

8.       Competencias nuevas tecnologías.

 

Componente fundamental es también la apertura de centro hacia las familias y las actividades de interacción con ellos, a través de:

 

1.       Las  propuestas didácticas.

2.       Jornadas de puertas abiertas / talleres papás y mamás.

3.       Actividades especiales.

En Educación Infantil, todos los momentos de la jornada tienen carácter educativo. En el primer ciclo se presta especial atención a los ritmos de actividad y descanso de los niños, y a la satisfacción de las necesidades básicas (aseo, descanso, sueño, afecto y juego).

Las diferentes actividades contribuyen al desarrollo de la persona en todos los aspectos.

En Educación Infantil, más que en otra etapa educativa, se hace fundamental una atención individualizada al alumnado. Cada niño tiene su propio proceso de madurez, sus circunstancias y sus características particulares que le hacen diferente y único. Pero todos han de alcanzar los objetivos de etapa propuestos. Las medidas de atención a la diversidad que el centro adopte  irán encaminados en todo momento a lograr que todos alcancen los objetivos de la etapa.

La atención a la diversidad es un principio básico para lograr una individualización de la enseñanza que permite adaptar la práctica educativa a las características personales, las necesidades, los intereses, el estilo cognitivo, el ritmo y el proceso de maduración de los niños de estas edades. Se trata de desarrollar al máximo todas las potencialidades de cada niño.

Las programaciones han de ser abiertas y flexibles para permitir la atención individualizada en el proceso de aprendizaje de cada niño. Siendo coherentes con esta definición de enseñanza- aprendizaje, se deberían evitar las actividades estandarizadas, de ejecución colectiva simultánea, con resultados únicos que suponen requerimientos uniformes para todos.

Debemos adoptar un planteamiento educativo receptivo a las necesidades individuales, diversificado, flexible y positivo. Las actividades planteadas en el aula han de responder a diferentes intereses. En el aula se puede trabajar a distintos niveles, en pequeños grupos, teniendo en cuenta la curiosidad e interés diferenciado de los niños, la dificultad de la actividad a realizar, el momento evolutivo de cada niño, etc.

En esta etapa, la diversidad es mayor que en ninguna otra, principalmente por las diferencias madurativas condicionadas por la edad del niño. Esta diferencia de edad es un beneficio para el niño a nivel educativo. La interacción entre niños de distintas edades ayuda tanto a los pequeños como a los mayores en su proceso de desarrollo.

Los niños del primer ciclo de la etapa tienen muy distintos ritmos y necesidades fisiológicas, además de necesidades específicas en relación con su salud y alimentación. Estas diferencias han de respetarse en la organización de la actividad en el aula para asegurar su bienestar y desarrollo armónico y equilibrado. Asimismo, habrá que considerar también aspectos propios de su desarrollo socioemocional, y rasgos personales como diferentes tipos de apego, autoestima, seguridad y confianza, etc.

El aula y la escuela deben ofrecer un ambiente de aprendizaje estimulante y favorecedor de los diferentes intereses y estilos de aprendizaje de los niños. Cuenta con espacios que favorecen la experimentación, comunicación, desarrollo motor, la manipulación, la representación simbólica, etc.

La etapa de Educación Infantil tiene un carácter globalizador.

El currículo de Educación Infantil ha de entenderse desde la perspectiva de la globalidad e integración de todas las áreas que lo componen. Ante el niño hay una única realidad sobre la que hay que actuar para observarla, descubrirla, interpretarla, etc. Hay que enseñar al niño a percibir la realidad como una realidad dinámica e interrelacionada, ayudarles a establecer relaciones entre las distintas dimensiones, aspectos o elementos que configuran hechos o situaciones.

A partir de este planteamiento, los contenidos curriculares han de ofrecerse desde una perspectiva global e interrelacionada. El contenido que se va a trabajar y a desarrollar se planteará en unidades de programación en forma de proyectos de trabajo, pequeñas investigaciones y talleres, que sean potencialmente significativas y cuyas actividades enlacen con la realidad de los niños, provoquen su interés e integren de manera natural contenidos diversos.

El aprendizaje significativo. Aprender de forma significativa requiere establecer relaciones entre lo que se conoce y lo que se ha de aprender. Se trata de ampliar conocimientos, de relacionarlos entre sí, de integrarlos, de poner en práctica estrategias de observación e interpretación de la realidad, y de aplicar lo aprendido en una situación a otras situaciones y contextos semejantes.

En este proceso de aprendizaje se parte del recuerdo de experiencias y conocimientos previos acerca de algún tema de interés, y a partir de la relación del contenido que aporten los niños, se establecen relaciones, se amplían conocimientos y se incorporan los nuevos de forma integrada e interrelacionada.

El valor del juego en Educación Infantil. El juego es una conducta universal y espontánea de niños y niñas. Es, además, un instrumento privilegiado de aprendizaje en todos los sentidos, en el cognitivo, motor, afectivo, emocional y social.

En Educación Infantil, el juego está presente en casi todos los momentos y rutinas diarias. El niño aprende jugando, por esto, la mayoría de las actividades que se realizan en esta etapa tienen un marcado carácter lúdico.

El juego ha de estar presente en nuestras programaciones como objetivo, porque ha de enseñarse a jugar; como contenido, por la variedad de aprendizajes que el niño realiza vinculados a los juegos; como recurso metodológico, porque a través del juego se pueden realizar aprendizajes en las distintas áreas de trabajo. Tenemos que potenciar los juegos infantiles reservándoles su tiempo, su espacio y los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

Jugando, el niño se descubre a sí mismo, descubre e interpreta el mundo que le rodea, y descubre a los demás e interactúa y se relaciona con ellos.

El juego ayuda a que el niño desarrolle capacidades básicas de aprendizaje, como atención, orientación espacial, memoria…, estrategias de aprendizaje como observar, relacionar, comparar, establecer relaciones causa-efecto, etc.  Cuando el niño juega, expresa sentimientos, comprende normas, imita a los mayores, interioriza y pone en práctica las conductas sociales que observa a su alrededor.

Alumn@s

Aulas

Profesor@s

Años educando

infórmate!

centro baleares: 963.375.429

Avenida Baleares nº45 bajo, 46023 - Valencia

centro baleares II: 963.375.125

C/Islas Canarias nº44 bajo, 46023 - Valencia

email: baleares@centrosinfantiles.com

horario: L-V:   08:00 - 18:30 pm